Reseña: El león, la bruja y el armario

Título: El león, la bruja y el armario.
Autor: C. S. Lewis.
Genero: Fantasía.
Saga: Las crónicas de Narnia #1.
Páginas: 238.
Fecha de publicación: 16 de octubre de 1950.
Sinopsis: «Narnia…, un mundo congelado…, una tierra que aguarda su liberación.
Cuatro niños descubren un armario que les sirve de puerta de acceso a Narnia, un país congelado en un invierno eterno y sin Navidad. Entonces, cumpliendo con las viejas profecías, los niños –junto con el león Aslan- serán los encargados de liberar al reino de la tiranía de la Bruja Blanca y recuperar el verano, la luz y la alegría para todos los habitantes de Narnia.
Narnia, la tierra donde todo puede suceder.»

«Espero que ninguno que lea este libro haya sido tan desdichado como lo eran Lucy y Susan esa noche; pero si ustedes lo han sido —si han estado levantados toda una noche y llorado hasta agotar las lágrimas— ustedes sabrán que al final sobreviene una cierta quietud. Uno siente como si nada fuera a suceder nunca más.»

Hay una tendencia en el mundo lector que mucha gente prefiere no releer los libros que disfrutó de niños/adolescentes al volverse más grande. La justificación de esto es que podrían no disfrutar de estas obras como lo hicieron en su infancia y «arruinar» uno de sus libros preferidos. En lo personal soy de la visión contraria, si un libro te gustó es buena idea volver a visitarlo y descubrir cosas nuevas a medida que vamos creciendo. Irónicamente este no es el caso con Narnia, un libro que no disfruté de chico y que ahora decidí volver a darle una oportunidad. Sobra decir que en esta serie de reseñas me voy a mantener fiel al orden de publicación original, soy consciente que hay cierta discusión entre los fanáticos de Lewis pero creo que para esta primera visita al país de Narnia lo mejor será descubrirlo en el mismo orden que el mundo descubrió esta historia.

C. S. Lewis es considerado como uno de los autores más importantes de la historia de la fantasía, sin embargo Narnia es un libro un poco diferente de otras obras de este estilo. Mientras autores como Tolkien querían crear su propia mitología y otros autores intentan divertir o crear un viaje épico, el enfoque de Lewis fue un poco diferente. Narnia es un libro con un mensaje claramente cristiano y moral y para hacer esto se inspira mucho en los cuentos de hadas clásicos. Estos cuentos de hadas europeos que siempre tenían algún mensaje moral e intentaban enseñarle algo a los niños, un mensaje que esta vez viene cargado con cierta dosis de simbolismo cristiano, pero que además bebe de otras mitologías y religiones.

La historia de Narnia comienza en plena Segunda Guerra Mundial, mientras los nazis bombardean Londres cuatro hermanos (Peter, Edmund, Susan y Lucy) son enviados a la casa rural de un profesor para así estar a salvo de las bombas. Aquí los niños se dedican a disfrutar de una vida pacífica y donde pueden jugar alejados de los horrores de la guerra. Es durante uno de estos juegos que Lucy decide esconderse en un ropero, sin embargo al cerrar la puerta del ropero termina siendo transportada a un mundo diferente cubierto de nieve.

«—¿Peligroso? —dijo el Castor—. ¿No oyeron lo que les dijo la señora Castora? ¿Quién ha dicho algo sobre peligro? ¡Por supuesto que es peligroso! Pero es bueno. Es el Rey, les aseguro.»

En este lugar Lucy conoce a un misterioso y simpático fauno llamado el Señor Tumnus. Tumnus se muestra muy simpático y servicial con la niña y la invita a comer algo y tomar el té en su casa, sin embargo en plena velada el fauno se pone a llorar desconsoladamente. Aquí le explica a Lucy que se encuentra en Narnia, un misterioso país gobernado bajo el puño de hierro de una malvada bruja. Esta bruja se dedica a convertir en piedra a todos los animales y seres buenos que habitan en Narnia y utiliza este miedo para controlar al resto. Además, la bruja ordenó a todos los animales que le informen si encuentran a una hija de Eva o un hijo de Adán en Narnia y lo retengan hasta que ella pueda matarlos. Esto último es lo que Tumnus intentaba hacer con Lucy, pero su brújula moral le impidió aprovecharse de una niña pequeña.

Luego de estas revelaciones Tumnus acompaña a Lucy al farol que estaba al lado de la entrada a Narnia y ella puede volver a la casa del profesor. Impresionada con lo que acababa de vivir Lucy le cuenta a sus hermanos su experiencia y ninguno de ellos termina de creerle. Si bien esto frustra a la pequeña Lucy, los niños no siguen insistiendo con el tema de Narnia hasta que más tarde Edmund termina entrando a Narnia. Sin embargo, la visita de Edmund es diferente a la de Lucy y se termina encontrando cara a cara con la malvada Bruja Blanca. La bruja se da cuenta rápidamente que Edmund puede entregarle a todos sus hermanos, por lo que decide no liquidarlo en el momento sino que le ofrece convertirlo en un príncipe si él se encarga de llevar a los niños a este nuevo mundo. Por lo que Edmund vuelve a la casa del profesor y si bien en un principio dice creerle a Lucy, al poco tiempo se retracta dejando a Lucy como una mentirosa.

Lo curioso de todo esto es que los niños deciden ir a preguntarle al profesor que opina de todo esto y el profesor parece creerle a Lucy. Esta es una de las escenas más cortas del libro pero me gusta mucho como un hombre de ciencia pone en palabras que los niños pueden entender que Lucy no está loca y tampoco es una niña mentirosa, por lo que por más increíble que sea parecería estar diciendo la verdad. Cierto tiempo después, cuando los niños se encuentran jugando en plenas visitas se terminan viendo obligados por esconderse en la habitación del ropero y al ver que las visitas entran terminan por entrar al ropero y cerrar la puerta. Es este hecho el que los termina trasladando a todos a Narnia y así comienza la verdadera aventura.

«El mal se trocará en bien, cuando Aslan aparezca. Ante el sonido de su rugido, las penas desaparecerán. Cuando descubra sus dientes, el invierno encontrará su muerte. Y cuando agite su melena, tendremos nuevamente primavera.»

En Narnia Lucy insiste que vayan a ver al Señor Tumnus, sin embargo al llegar a la casa del fauno descubren que Tumnus ya no está y que fue retenido por la bruja blanca bajo cargos de traición. Decididos a rescatar a Tumnus, principalmente por haber sido tan bueno con Lucy, los cuatro hermanos empezarán un viaje por Narnia donde irán conociendo a varios animales y descubrirán la historia del país y de la verdadera maldad de la bruja. Además descubrirán la existencia de Aslan, un poderoso león que luchará por liberar a Narnia de las garras de la malvada bruja con la ayuda de los hijos de Adán y las hijas de Eva. Sin embargo es en este momento que vemos como Edmund traiciona a sus hermanos y se va con la bruja, algo que rápidamente descubrirá que fue un error cuando la malvada bruja descargue todo su odio en el pobre Edmund y lo haga extremadamente miserable.

Narnia es un libro corto y creo que hablar del resto de la trama arruinaría las sorpresas que tiene este libro, sin embargo creo que es importante notar algunos aspectos que hacen que esta lectura sea importante y siga siendo relevante más de 70 años después de su publicación. C. S. Lewis es un autor extremadamente cristiano y sus libros no intentan disimular este aspecto de su forma de ver el mundo. Es muy fácil hacer un paralelismos con la historia de Aslan y los niños como con la de Jesucristo, también se puede ver a Edmund como una especie de Judas o un paralelismo con la parábola de «El hijo pródigo» e incluso la situación de los animales bajo el tiránico gobierno de la bruja como la de los primeros cristianos con el Imperio Romano. Tal es la fuerza de la religión en Narnia que incluso tiene un cameo de Papá Noel (bajo el nombre de Padre Invierno) para darles regalos a los niños y así celebrar la Navidad.

Sin embargo, siento que Narnia puede ser disfrutada por personas que no profesen la religión (en mi caso soy una persona atea y disfruto mucho de esta relectura) y parte de esto se explica con la forma de la narración de Lewis. Narnia está narrado en tercera persona y el narrador suele romper la cuarta pared contando la historia como si fuera un padre narrando a sus hijos un cuento de buenas noches. Parte de esto se explica con que Lewis le dedicó este libro a su ahijada, Lucy Barfield (de la que sale el nombre de la protagonista Lucy) y está escrito como un cuento pensado para ser leído y contado a una niña. Creo que este estilo de narración hace que sea extremadamente disfrutable y que facilita que nos sintamos como los niños visitan este mágico mundo plagado de animales mitológicos y animales que hablan.

«Una vez Rey en Narnia, eres Rey para siempre.»

Parte de esta mágica viene también de la mano de Pauline Baynes, quien se encargó de crear ilustraciones de muchas de las escenas más importantes del libro. No suelo hacer comentarios sobre las ediciones pero en la versión que leí actualmente las ilustraciones de Baynes están hechas a color y creo que esto nos ayuda a trasladarnos al mágico mundo de Narnia y sentirlo como el cuento de hadas clásico que debe ser.

En mi primera lectura de Narnia me pareció un libro demasiado simple, al que le faltaba la epicidad que tienen otros libros de fantasía. Sin embargo ahora me doy cuenta que este es también uno de sus puntos más fuertes, un libro donde nos podemos dejar llevar por la magia y acompañar a los niños en su viaje por este maravilloso y hermoso mundo. Si les gusta el género de la fantasía, Narnia es un viaje que se siente como un cuento de hadas y que creo que vale la pena ser disfrutado como tal. No puedo esperar a ver cómo sigue la historia de los hermanos Pevensie en los próximos libros.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: