Reseña: The Legend of Zelda: The Wind Waker

Título: The Legend of Zelda: The Wind Waker.
Desarrollador: Nintendo EAD.
Fecha de lanzamiento: 13 de diciembre de 2002.
Género: Aventuras.
Plataformas: Nintendo GameCube y Nintendo Wii U. (Jugado en Nintendo Wii U)
Duración: 25 hs.
Sinopsis: «En una pequeña isla en El mar, un muchacho se despierta el día de su cumpleaños sin la más remota idea de la gran aventura que le espera. Cuando la hermana de Link es secuestrada y encerrada en la Isla del Diablo, este debe partir en su búsqueda acompañado por la pirata Tetra y su tripulación. Cuando está a punto de rescatar a su querida Abril, Link es arrojado el mar, donde se encontrará con Mascarón Rojo, un sabio barco que le habla de los legendarios orbes sagrados. Juntos navegarán El mar en una misión para salvar el mundo de la oscuridad.
Coge la Batuta de los vientos, una batuta mágica con el poder de controlar los vientos, y embárcate en una aventura inolvidable. Supera mazmorras rebosantes de retorcidos puzles y feroces monstruos, y recoge poderosos objetos para ayudar a Link en su misión para derrotar a Ganondorf.»

Al momento de escribir estas palabras es 13 de diciembre de 2022, eso significa que The Wind Waker está cumpliendo nada más ni nada menos que 20 años desde su lanzamiento para GameCube. Además en poco más de una semana comenzará el verano en el hemisferio sur, por lo que me pareció una oportunidad excelente para dedicar el próximo especial del blog a la trilogía de la línea del tiempo adulta dentro de la saga Zelda. Es por esto que hoy toca empezar con Wind Waker.

En el mundo de los videojuegos hay pocas sagas más legendarias y con más éxitos que Zelda y en 2002 la saga estaba en la cima del mundo. Sus últimas tres entregas para consolas de sobremesa (A Link to the Past, Ocarina of Time y Majora’s Mask) habían superado con creces todas las expectativas, cada una redefiniendo lo que era un Zelda y poniendo cada vez más alto el nivel de expectativas para la saga a un punto que estos tres juegos siguen apareciendo al día de hoy en listas de los mejores videojuegos de la historia. Esta calidad extrema no sólo se limitaba a las consolas de sobremesa sino que en esos momentos los juegos de la Game Boy (Link’s Awakening y los Oracle) habían sido también excelentes.

Con todo este contexto los fanáticos de la saga estaban esperando con ansias que iba a pasar cuando Zelda de el salto generacional a GameCube. Esta expectativa se vió aumentada cuando Nintendo mostró un tech demo de la consola que mostraba a un Link y Ganondorf luchando con gráficos extremadamente realistas para la época. Este tech demo también presentaba lo que se convertiría en Luigi’s Mansion, por lo que no era una locura pensar que los fanáticos de Zelda esperaban que lo que se vió de Zelda también fuera su próximo juego.

Sin embargo, Nintendo es Nintendo. La compañía japonesa es experta en salirse por la tangente y sorprender con algo inesperado para sus fanáticos. Con esto ignoraron todas las expectativas de juegos anteriores y realizaron un cambio radical en la saga. The Wind Waker tendría un estilo artístico más caricaturesco, y la historia se contaría en un archipiélago plagado de islas. Pero además el proceso de desarrollo del juego fue caótico y no sólo tuvo un intenso crunch sino que muchas ideas del juego fueron canceladas y utilizadas para juegos posteriores. Esto hizo que en su momento Wind Waker fuera un juego polémico que desilusionó a muchos fanáticos, sin embargo creo que el juego tiene grandes aspectos que lo redimen y lo vuelven uno de los Zeldas más inolvidables y especiales.

La historia de este juego comienza cuando Link cumple 15 años. Link vive en la isla Initia con su pequeña hermana y su abuela. En esta isla tienen la tradición de que al cumplir 15 años los niños deben vestirse con ropajes verdes para recordar a un antiguo héroe que derrotó a Ganondorf en el pasado (el héroe del tiempo, protagonista de Ocarina of Time). La tradición de esta vestimenta intenta inspirar en los jóvenes la valentía del antiguo, y legendario, héroe. Sin embargo, lo que comienza como un día de festividad se complica cuando un grupo de piratas llega a la isla persiguiendo a un malvado pájaro gigante. Este pájaro está llevando en sus garras a una joven, por lo que Link decide ponerse en acción para rescatarla. Cuando lo logra descubre que la joven es Tetra, la líder del grupo de piratas. Sin embargo, a pesar de haber rescatado a la Pirata, el pájaro volverá a la carga y se llevará a Abril. Con su hermana perdida Link empezará un viaje por los mares para intentar rescatarla de las garras del malvado pájaro y de las fuerzas oscuras que están empezando a expandirse por el archipiélago.

Es en este viaje que Link conoce al Mascarón Rojo, un barco parlante que lo acompañará por toda la aventura y que le explicará que Ganon (el malvado hechicero contra el que luchó el héroe del tiempo) volvió y que es la causa por la que secuestraron a su hermana. Si Link quiere salvarla deberá viajar por el mundo y derrotar definitivamente a Ganon. Para lograrlo el Mascarón Rojo le da la llamada «batuta de los vientos» con esta batuta Link podrá tocar diferentes canciones que le permitirán controlar el viento y así navegar de isla en isla.

Si bien esta misión comenzará yendo a los tres primeros templos a conseguir las orbes del viento, el fuego y la tierra, el viaje de Link tendrá varios giros y sorpresas. Muchos de estos giros y sorpresas están conectados directamente con la historia de Ocarina of Time, lo que no sólo es un excelente guiño para quien haya jugado a este juego antes, sino que también termina de conectar Wind Waker con los juegos anteriores de la saga. Creo que esto es importante porque si bien el juego utiliza algunas de las razas icónicas de Hyrule, Wind Waker introduce muchas culturas icónicas para la saga como los Orni o los Kologs, lo que hace que por momentos pueda sentirse un poco desconectado de las entregas anteriores.

Si bien Wind Waker se juega casi igual que las otras entregas en 3D, el juego incluye algunos aspectos que lo hace único y que trae ciertas novedades al gameplay de un juego de Zelda. El primero de estos es la exploración del mar, un mar que hace que el juego se sienta mucho más abierto y explorable que los mundos anteriores de la saga. Además en estos viajes podremos disparar con los cañones que tendrá nuestro Mascarón Rojo, encontrar cofres ocultos en el lecho marino o intentar resolver los diferentes puzzles que hay esparcidos por islas en todo el ancho mar. Esta exploración del mar toma cierta inspiración de Majora’s Mask con algunas misiones y recompensas que sólo se pueden conseguir algunos días o con algunas posiciones de la luna.

Sin embargo no todas las novedades se centraron en la exploración. Wind Waker incluye nuevos objetos como la Hoja Deku (que dispara ráfagas de viento y Link puede usar para planear y caer despacio desde grandes alturas) o la Garra (un objeto similar al Gancho pero que hará que el personaje tenga que tomar un empujón para saltar). Además Wind Waker incluye un cambio en cómo encara sus mazmorras al tener algunas mazmorras donde estaremos acompañados de otros personajes. Esto hace que tengamos que trabajar en equipo con estos personajes y buscar formas creativas de resolver los puzzles, puzzles que en lo personal creo que están entre los mejores de la saga.

Otro aspecto interesante que se agrega al gameplay de este juego es un cambio en su combate. Zelda siempre fue una saga con un combate relativamente sencillo y sin muchas complicaciones. Este juego nos agrega una habilidad nueva con la que Link podrá esquivar un ataque enemigo y atacar rápidamente si apretamos el botón «A» en el momento indicado. Estos movimientos le dan más dinamismo al combate y se volverían un aspecto recurrente en la saga, algo que se agradece porque hace mucho más divertidos los combates al final del juego.

Si bien creo que los puzzles y las mazmorras son excelentes, no todo es excelente en este juego y se nota llegando a sus compases finales. Hay un punto en la historia de Wind Waker que Link deberá restaurar la trifuerza, esto no sólo es apropiado en el universo sino que es un gran guiño a los primeros juegos de la saga y una gran excusa para explorar de punta a punta el mapa y sus numerosas islas. Sin embargo siento que muchos aspectos de esta misión quedaron en el tintero al tener que acelerar tanto el desarrollo del juego para lanzarlo en tiempo y forma. Un ejemplo de estos es el Barco Fantasma, este barco cuenta con una sola habitación donde Link deberá luchar contra algunos enemigos normales y tras esta breve pelea terminará consiguiendo una parte de la trifuerza. Este barco parecía merecer un peso mucho más grande en la historia, que eventualmente lo tendrá en Phantom Hourglass pero que se siente que debería haberlo tenido aquí.

Estos problemas con las mazmorras se sienten también con la isla de lava y la isla de hielo, islas que debemos visitar para conseguir un objeto y que sus retos son extremadamente simples y sencillos haciendo que no sean aprovechadas en todo su potencial. Pero quizás lo peor sea que algunas partes de la trifuerza se encuentran en cofres hundidos en lugares aleatorios del mar, para conseguirlos deberemos conseguir su mapa y visitar a Tingle para que nos diga a donde debemos ir. Navegar este mar es un placer con el Gamepad de la Wii U, pero estas misiones se sienten hechas a las apuradas y se convierten en la parte más tediosa y aburrida del juego. Soy consciente que el equipo tuvo problemas en el desarrollo de este juego y que sus ideas fueron utilizadas en los juegos siguientes, pero lamentablemente estos problemas son notorios al llegar a esta parte del juego y ver como el ritmo se para en seco.

En cuanto a su aspecto musical Wind Waker es un juego de Zelda, y eso significa una banda sonora excelente con canciones memorables. Esta vez la composición corrió a cargo de Kenta Nagata y Hajime Wakai (dos novatos para la saga, pero que había compuesto varias buenas bandas sonoras de juegos de Nintendo 64 como Mario Kart 64, Pokémon Stadium o F-Zero X), Tōru Minegishi (que de había debutado con los otros dos en Pokémon Stadium pero que pudo trabajar en Zelda con Majora’s Mask) por último Koji Kondo (el compositor principal de la saga). Entre los cuatro compusieron una banda sonora increíble que logra revivir el espíritu de Zelda a la misma vez que lo adapta a una aventura en los mares, con temas mucho más sinfónicos pero también cargados con acordeones o instrumentos que uno pensaría asociar con piratas. Además de esto muchos de los temas tienen algunos sonidos que los relacionan directamente con lugares de Ocarina of Time como el Bosque Kokiri, estas composiciones son breves pero son un placer a la hora de escucharlas.

Gráficamente este juego fue polémico en su época, pero creo que este puede ser el Zelda 3D que mejor envejece en toda la historia de la saga. El estilo artístico es hermoso y le agrega mucha más expresividad a Link y a todo el resto de los personajes. Como siempre Link es un protagonista mudo, pero verlo reaccionar, mover sus cejas y sus labios hace que realmente se sienta como un personaje con personalidad y mucho más disfrutable a la hora de ver su historia.

The Legend of Zelda: Wind Waker es un juego casi perfecto que te termina enamorando con sus islas, sus personajes, un estilo artístico hermoso y el clásico diseño de mazmorras que hace que Zelda sea una saga tán icónica. Si les gusta la saga y por alguna razón no le dieron una oportunidad a este juego, les recomiendo que lo hagan porque es una maravilla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: