Reseña: Alan Wake

Título: Alan Wake.
Desarrollador: Remedy Entertainment.
Fecha de lanzamiento: 14 de mayo de 2010.
Género: Supervivencia y disparos en tercera persona.
Plataformas: XBox 360, PC, XBox One, PlayStation 4, XBox Series X y PlayStation 5. (Jugado en PC)
Duración: 11 hs.
Sinopsis: “EN LAS TINIEBLAS, COMBATE CON LA LUZ.
De manos de Remedy, los maestros de la acción cinematográfica, llega un juego en tercera persona de acción desesperada y huidas imposibles.
Mientras investiga la desaparición de su mujer durante unas vacaciones, el célebre escritor Alan Wake comienza a descubrir páginas de una novela que no recuerda haber escrito. Algo acecha en el pequeño pueblo de Bright Falls, una presencia oscura que lleva a Wake a los límites de la cordura en su lucha por desvelar el misterio y salvar a su esposa. La perfecta mezcla de acción y thriller psicológico convierten a Alan Wake en una experiencia apasionante.«

Alan Wake es uno de esos juegos sobre los que escuche muchas cosas buenas a lo largo de los años pero del que nunca me interesé por investigar mucho. Esto puede sonar mal pero lo considero algo bueno, podía entrar a conocer un juego que sabía que a muchos les había gustado pero aún así sorprenderme con los giros de su trama, sus personajes e incluso con su jugabilidad.

La primera gran sorpresa de este no tiene que ver con su jugabilidad, su historia ni sus personajes y es el amor que Remedy Entertainment demostró tener hacia el terror en todos sus aspectos. El juego comienza con una cita de Stephen King, nos muestra un pequeño pueblito en el norte de Estados Unidos como los que suele usar el autor, además nos presenta un lugar lleno de niebla que recuerda a Silent Hill, el primer lugar que nos salvará es un faro (que recuerda a Bioshock) y además varias veces se mencionan frases de H. P. Lovecraft. Todo esto (y la innumerable cantidad de referencias que no entendí) me dejó claro una cosa: a la gente de Remedy les gusta el terror y Alan Wake sería una oda a este género en todos sus aspectos y todas sus vertientes.

Nuestra historia comienza con Alan y su esposa (Alice) que llegan a un pequeño pueblito llamado Bright Falls, en el estado de Washington. Alan es un exitoso escritor de terror psicológico (aspecto en el que muchas veces me hace pensar en Stephen King) que está sufriendo un bloqueo creativo. Esto hace que Alice lo convenza de tomarse unas vacaciones, pero en realidad esto no es más que una excusa para que él se inspire y pueda trabajar en paz en su próximo libro sin las molestias de la gran ciudad y la movida vida de un autor bestseller.

Cuando Alan se da cuenta que su esposa no quería unas vacaciones pacíficas, sino ayudarlo con su trabajo, Alan explota y terminan con una discusión. A pesar de esto él se da cuenta con rapidez de que las intenciones de Alice eran buenas y va dispuesto a perdonarla. Para su sorpresa Alice ya no está en la casa que comparten y la ve ahogarse en el lago. Luego misteriosamente se despierta en su auto en el medio del bosque y descubre que es buscado por la policía por haber asesinado a su esposa.

Este último detalle es una de las cosas que no me gustan en los juegos de terror y es la necesidad de crear una narrativa extraña y sin sentido para que el jugador no la pueda seguir hasta los últimos molestos. A pesar de esto en este caso si funciona por un detalle especial que tiene este juego. Alan Wake está dividido en seis capítulos (llamados episodios) que funcionan como si fuera una miniserie de televisión. Es verdad que la narrativa en capítulos no es nada nueva en el mundo de los videojuegos pero lo que hace que Alan Wake funcione diferente es la forma en la que se nos muestran estos capítulos y hace que uno sienta como si está jugando una serie de televisión.

El enfoque de serie hace que Alan Wake nos muestre lo que va a pasar en el próximo capítulo luego de terminarlo, además de hacernos un recap de lo que pasó hasta el momento. Todo esto colabora a que te den ganas de seguir jugando y que quieras saber lo que va a pasar después. Además que permite que se utilicen flashbacks y pequeños segmentos que en un videojuego común y corriente se sientan desconectados pero que en una serie de televisión funcionan mucho mejor. La narrativa y las actuaciones del casting de voz son los dos puntos más fuertes del juego y creo que el formato «televisivo» ayuda a que compremos esta historia y la disfrutemos de principio a fin.

Donde Alan Wake no termina de convencerme es en sus mecánicas y en su combate. Este es un juego de terror y de supervivencia enfocado en la acción, algo similar a lo que es la saga Resident Evil a partir de su cuarta entrega. Lo que hace diferente a Alan Wake del resto de los juegos de este estilo es que para matar a los enemigos debemos apuntarles primero con una linterna y después dispararles. Esto hace que se de una mecánica interesante donde debemos utilizar la luz a nuestro favor para que nuestras balas hagan algo. Lamentablemente este sistema se vuelve tedioso rápidamente y los controles no son los mejores. Apuntar en Alan Wake es un fastidio y habiendo jugado en PC tuve el gusto de poder cambiar entre el mouse y un control de XBox, lamentablemente en ningún momento pude sentirme bien apuntando.

Estos problemas que tengo con el sistema de combate se extienden también a los enemigos y a las armas. Para empezar Alan solo tendrá acceso a otras dos linternas, una bengala (que no podrá usar a la vez que dispara), un rifle, una pistola de bengalas y una bomba de estruendo (estas dos últimas matarán a los enemigos de un sólo golpe). Por el otro lado a lo largo del juego nos enfrentaremos a tan sólo 4 tipos de enemigos que se repiten y a algunos bosses (que todos morirán al recibir mucha luz) lo que hace que uno llegue a todos los combates sabiendo exactamente que hacer y se pierda gran parte del reto luego de avanzar un par de capítulos.

Esto puede sonar a una queja menor pero uno de los detalles que menos me gustó del sistema de combate es que cuando usamos una bengala rodeados de enemigos la camará girará alrededor de nosotros dando una vuelta de 360 grados. Estas tomas son muy cinematográficas y funcionan de maravilla en una serie de televisión real, pero esto es un videojuego. El principal problema que le encuentro a esto es que cuando uso una bengala rodeado de enemigos quiero alejarlos, huir y buscar una mejor posición no ver una toma épica en cámara lenta que me mantendrá unido al piso.

A pesar de que no me gustó el sistema de combate reconozco que Remedy si tuvo buena creatividad en algunos momentos y que hay combates memorables. La pelea en el escenario me pareció no sólo un buen ejemplo de como usar el ambiente para crear un combate divertido sino también uno de los combates más creativos y divertidos que vi en los últimos tiempos. Lamentablemente siento que el resto no estuvo a la altura, en especial el boss final.

De la mano del uso creativo de la luz, Alan Wake es un juego muy lindo a nivel gráfico y que en lo personal su versión original se ve muy bien más de 10 años después de su lanzamiento. Puedo entender que para algunos jugadores el remaster era necesario pero para alguien que está acostumbrado a los juegos más «retro» estamos frente a un gran apartado gráfico. Alan Wake se siente como una serie y los gráficos son un tema importante en este aspecto, unos gráficos que siguen siendo muy parecidos al saltar de cinemáticas a gameplay y que hacen que en ningún momento se pierda esa inmersión. Además de que la forma en la que funciona la luz forma un aspecto importante de esta inmersión.

En el apartado musical estamos frente a un juego con poca música pero que hace algo sumamente interesante. Por gran parte del juego la banda sonora de Alan Wake es lo que uno esperaría de una entrega de este estilo: tranquila, ambiental y que intente vendernos el miedo que sentiría nuestro personaje en ese lugar. Sin embargo al llegar al capítulo 4 sonarán dos temas de rock completamente diferentes: The Poet and the Muse y Children of the Elder God, estas dos canciones están escritas por la banda ficticia conocida como Old Gods of Asgard (quienes aparecen como personajes en el juego y teniendo importancia en la historia). Lo interesante es que la banda que canta la canción real es Poets of the Fall (una banda finlandesa real) que eventualmente volvería a trabajar con Remedy para Control. Este tipo de detalles hace que las canciones de los Old Gods of Asgard se hayan vuelto rápidamente unas de mis preferidas.

A modo de cierre creo que Alan Wake tiene muchas cosas interesantes con la que se podría crear un juego genial, pero lamentablemente el gameplay y sus controles no acompañan estas cosas buenas. Desconozco si con la nueva versión remasterizada el control mejora pero luego de jugar la versión original le recomiendo este juego solo a alguien que le llame mucho la atención la historia (que es por lejos la mejor parte de todo el juego).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: