Reseña: Dragon Quest IV

Título: Dragon Quest IV.
Desarrollador: Chunsoft.
Fecha de lanzamiento: 11 de febrero de 1990.
Género: RPG.
Plataformas: NES, PlayStation, Nintendo DS, IOS y Android. (Jugado en Android)
Duración: 28 hs.
Sinopsis: “Embárcate en un viaje para explorar la tierra, los mares y los cielos del mundo de Dragon Quest en esta gran entrega de la Trilogía de Zenithia.
Disfruta del colorido mundo de Dragon Quest creado por Yuji Horii, combinado con los carismáticos personajes y monstruos diseñados por Akira Toriyama y la memorable banda sonora del compositor Koichi Sugiyama para crear una experiencia inolvidable.
Experimenta el mundo de Dragon Quest a través de las perspectivas de varios y únicos personajes en esta historia dividida en capítulos, mientras viajas por este mundo renderizado en 3D con nuevas animaciones y escenas dinámicas.»

Luego de reseñar casi las tres primeras entregas de Dragon Quest seguidas decidí tomarme un tiempo y catar más en profundidad la cuarta entrega de esta saga. La principal razón por la que quise darle más tiempo a este juego es la grán diferencia que tiene en comparación con sus predecesores y esto no se limita a que ahora estoy jugando la trilogía de Zenithia y no la de Eldrick. Dragon Quest es una saga que siempre se mantuvo con la misma temática pero que con cada entrega pegó saltos gigantescos y esto se nota sin mucho esfuerzo en este juego. Dragon Quest IV tiene tantas mejoras que al haberlo jugando en Android dude varias veces de si esas mejoras habían sido introducidas en la versión de DS, tan impresionado quedé que terminé googleando esos momentos y esto ya estaba en la versión de NES/Famicom.

Si hablamos de este juego una de las cosas que llaman la atención es la poca cantidad de información que hay en internet sobre su desarrollo, algo raro para ser uno de los juegos más influyentes de la historia en su género, es por esto que voy a empezar la reseña hablando directamente de la historia del juego.

Uno de los puntos más fuertes de esta entrega es justamente su enfoque en la historia y en la narración. Dragon Quest IV nos presenta un juego dividido en 5 capítulos (los remakes además cuentan con un prólogo y un sexto capítulo extra). Lo interesante de estos capítulos es que controlaremos a diferentes personajes en cada uno de ellos y podremos controlar al héroe recién en el 5to capítulo. Esto hace que sea un juego un poco extraño puesto que no veremos al protagonista por más de 10 horas de juego, algo que sin dudas es diferente a la norma en cualquier tipo de videojuegos.

Esta falta del héroe sirve para presentar un elenco de protagonistas de los más variopinto. En el primer capítulo conoceremos a Ragnar McRyan, un soldado de Burlandia que se encontrará envuelto en una búsqueda de un grupo de niños desaparecidos. Tras completar su misión Ragnar emprenderá un viaje por el mundo para encontrar al Héroe que está destinado a salvarlos a todos. Este primer capítulo no sólo sirve para presentarnos al personaje de Ragnar sino también limita el juego a un terreno muy reducido y te enseña como se debe jugar un JRPG, y en especial un juego de Dragon Quest.

El segundo capítulo nos presentará a Alena Zamovska, la princesa (Zarevna) de Zamovska, Alena es una artista marcial que tiene grandes problemas con su padre porque él quiere que sea una señorita y ella quiere luchar y viajar por el mundo. Luego de varias discusiones con su padre Alena se escapa del castillo y es acompañada por el joven sacerdote Kyril y el mago Borya. Este segundo capítulo es un poco más complejo que el anterior y nos explicará cómo movernos de un pueblo al otro, las cosas que podemos hacer en estos lugares, como gestionar a nuestra party e incluso tendremos un primer encuentro con un jefe.

El tercer capítulo presenta a uno de los personajes más icónicos de toda la saga, Torneko Taloon. Torneko es un vendedor de armas que vive con su mujer y su hijo y todos los días debe ir a trabajar a la tienda de armas de su pueblo. Lo interesante de esto es que debemos cumplir el rol de un vendedor y esperar a que los clientes vengan a la tienda a comprarnos nuestras armas para conseguir suficiente dinero como para soportar a nuestra familia y empezar nuestro viaje intentando poner nuestra propia tienda. El capítulo de Torneko nos demuestra a todas las luces la verdadera creatividad del equipo y me hizo acordar a una misión de World of Warcraft que en su momento se tomó como «extremadamente creativa» por ponernos en la piel de un NPC. Sorprendentemente Dragon Quest lo hizo en 1990, lo que demuestra lo avanzado que era para su época. Además en este capítulo tendremos por primera vez mazmorras más complejas con varios puzzles que deberemos solucionar moviendo piedras entre otras cosas.

El cuarto capítulo nos presenta a las hermanas Meena y Maya Mahabala, la primera es una adivina y experta en curaciones y la segunda es una bailarina y experta en magia de daño. Las dos hermanas están buscando a Baalzak, un terrible monstruo que asesinó a su padre. Este capítulo no sólo tiene bosses sino que se enfoca en mostrarnos un mundo mucho más abierto y nos presenta a uno de los principales enemigos del juego. Baalzak no es el principal villano pero sí uno de los más importantes. Además este capítulo tiene la casualidad de mostrarnos a varios de los personajes de los capítulos anteriores y confirmarnos que estas cinco historias están pasando al mismo tiempo.

Con la llegada del quinto, y último capítulo del juego original, conocemos al Héroe y por fin comienza realmente la aventura. Nuestro protagonista vive en una pacífica villa alejada del resto del mundo pero un buen día es atacada por monstruos que asesinan a todos nuestros seres queridos, antes de este ataque descubriremos que somos el héroe legendario y que nuestros padres no son nuestros verdaderos padres. Con el pueblo destruido emprenderemos un viaje por todo el mundo intentando reclutar a los protagonistas de los capítulos anteriores y así conseguir las armaduras de la legendaria Zenithia, conseguir la bendición del mítico dragón y poder hacer frente a las fuerzas de la oscuridad.

Como verán Dragon Quest IV es un juego sumamente ambicioso para su época y cuenta con nada más ni nada menos que 8 protagonistas. Esta abrumadora cantidad de protagonistas hacen que tengamos que conseguir un carro donde llevarlos a todos y poder modificar la formación de nuestra party a lo largo del juego. Este carro es un aspecto sumamente interesante porque mientras esté afuera todos nuestros integrantes del grupo conseguirán experiencia. Esto no sirve en todos los lugares (en la mayoría de las mazmorras no tendremos el carro) pero si en algunas. Este detalle no sólo hace que podamos rotar a nuestra party en plena mazmorra sino que también lo podamos hacer en los combates con algunos jefes, lo que permitió al equipo experimentar con combates mucho más arriesgados y con muchos más detalles a tener en cuenta. Un buen ejemplo de esto es el jefe final que cuenta con nada más ni nada menos que 7 fases entre las que podremos rotar a nuestra party según nos convenga.

Estas mejoras jugables no solo se limitan a cambiar la party y conseguir experiencia para todos sino que aquí se agregan por primera vez los reyes limos. Estos personajes no sólo son icónicos sino que también vienen en la versión de limo metálico lo que hace que podamos conseguir un nivel entero (en nivel 30 para arriba) al matar a uno de estos personajes. Esto hace que la cantidad de grindeo se minimice un montón y sea un juego mucho más disfrutable para quienes no les gusta estar horas y horas solamente subiendo de nivel.

Como no todo es subir de nivel Dragon Quest IV agrega nuevos tipos de puzzles recurrentes en las mazmorras siendo los más interesantes la opción de mover piedras y tirarlas por pozos, o algunas baldosas que nos harán movernos como si estuviéramos en una cinta giratoria. Estos detalles le sonarán conocidos a los fanáticos de Pokémon porque son justamente el tipo de puzzles que tomará la saga de los monstruos de bolsillo de este clásico. Además en las mazmorras que no hay puzzles se potenció la creatividad a la hora de diseñarlas. Buenos ejemplos de estos son la mazmorra del coloso donde deberemos subir por las piernas de una estatua gigante para llegar a su cabeza y hacerla caminar para cruzar un río. Otro gran ejemplo es el árbol de Yggdrasil, un árbol recurrente en la saga pero que esta vez es una mazmorra y se siente realmente como trepar un árbol. Esta mazmorra es la principal conexión que tendremos con Zenithia y donde aprenderemos más del lore de esta misteriosa ciudad.

Este detalle de poder cambiar a la party mezclado con que cada personaje es protagonista de su propio capítulo hace que tengamos un grupo al que conocemos «de pe a pa» con sus ventajas y desventajas y con sus propias motivaciones. Estos personajes no son el clásico guerrero random que se une a nuestra party y que sirve para complementar la historia del protagonista. Estos son personajes con motivaciones profundas, sus propias historias y con los que ya jugaste antes. Cuando se une Ragnar a nuestro equipo no pensamos «ahora tenemos un guerrero» sino que pensamos «que bien que está Ragnar, el personaje con el que jugué 3 horas al principio del juego» y esto no es un detalle menor si tomamos en cuenta que muchos juegos de la NES duraban en su totalidad 3 horas.

Otro aspecto interesante de estos personajes es que podremos hablar con nuestra party al seleccionar la opción desde el menú. Esta es una opción que fue eliminada en la versión de DS pero que está en todas las otras versiones. Aquí conoceremos un poco más de nuestra party pero también nuestros personajes nos darán pistas sobre lo que tenemos que hacer más adelante, esto es vital a la hora de hacer que sea muy difícil perderse y minimiza mucho la cantidad de veces que se está vagando por el mundo sin saber qué hacer.

A pesar de que Dragon Quest IV no tuvo una buena recepción en occidente, y decantó en que Enix retirara su oficina norteamericana y en consecuencia la saga Dragon Quest haya desaparecido de occidente hasta Dragon Quest VII para la PlayStation. El juego si tuvo una recepción fenomenal en Japón y se volvió uno de los primeros juegos de la saga en tener spinoff. Torkeno se volvió el protagonista de «Torneko no Daibōken: Fushigi no Dungeon» el primer juego de la saga Mystery Dungeon. Además en Dragon Quest Heroes 2 tendremos a casi toda la party de este juego como personajes jugables (Alena, Kiryl, Maya, Meena y Torneko) siendo esta entrega la que más personajes aporta al spin off. Por último el Héroe de este juego es uno de los modelos elegidos para los trajes alternativos del Héroe en Super Smash Bros Ultimate por lo que estamos hablando de un clásico.

En el apartado musical volvemos a tener al maestro Koichi Sugiyama, esta frase debería decirles todo lo que hay para decir, pero creo que hay que resaltar algunas mejoras de esta entrega en cuanto a su música. Dragon Quest IV sigue siendo un juego de NES por lo que no tendremos grandes mejoras en cuanto al sonido (lógicamente los remakes suenan mucho mejor) pero si tenemos una mejora que se volverá un clásico en los RPG japoneses. Ahora muchos de los miembros de nuestra party tienen temas musicales propios, esto no sólo nos mostrará sus personalidades sino que hará que cada capítulo y que cada momento de protagonismo de uno de ellos quede más grabado en nuestra mente con composiciones excelentes que muestran su forma de ser.

En cuanto al apartado gráfico Akira Toriyama volvió a lucirse con el diseño de los enemigos. Un diseño que es impresionante en los bosses pero que también hace que los enemigos normales se sientan diferentes. La trilogía de Zenithia no está ambientada en el mismo universo que la trilogía de Erdrick lo que hace que tengamos muchos enemigos nuevos (algunos son recurrentes) y donde el mangaka muestra toda su creatividad. A pesar de que este juego es muy similar a los otros en su versión de NES/Famicom los remakes nos dan la opción de girar la cámara haciendo que para entrar a algunos edificios tengamos que mirar el mundo desde otro ángulo. Este es un detalle menor pero le da al juego un tipo de personalidad diferente a otros RPGS de la época.

Para terminar esta reseña creo que Dragon Quest logra superarse a sí mismo con cada entrega y por esto es una saga tan querida por los jugadores japoneses. Este es el juego que más influye a lo que sería el futuro de los JRPGs y es el primero en crear personajes con personalidades e historias complejas por lo que es un excelente punto de arranque para quienes no se animen a ir a los primeros tres juegos. Si son fanáticos de este tipo de juegos y aún no le dieron una oportunidad se están perdiendo de uno de los mejores juegos tanto de la NES como de la Nintendo DS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: