Reseña: BioShock

Título: BioShock.
Desarrollador: 2K Boston.
Fecha de lanzamiento: 21 de agosto de 2007.
Género: Shooter.
Plataformas: PC, PlayStation 4, PlayStation 3, XBox 360 XBox One y Nintendo Switch. (Jugado en PC)
Duración: 12 hs.
Sinopsis: “BioShock es el primer juego de acción en primera persona donde todo es un arma. Ambientado en una utopía subacuática, BioShock otorga total libertad para convertir el entorno, los enemigos e, incluso, el agua y el fuego, en poderosos instrumentos contra tus enemigos.”

En todos los medios hay obras que los redefinen. En el caso de los videojuegos System Shock es una de estas obras trascendentales que transformaron a los shooters de mediados de los 90 en algo nuevo. Si, en los 90 los shooters recién estaban naciendo con obras como Wolfenstein 3D o DOOM pero a pesar de eso System Shock logró marcar algo nuevo. Más de 10 años después, Bioshock miraba hacia atrás e intentaba ser un nuevo juego que cambiará el panorama de los first person shooters para siempre.

Nuestra historia comienza en el año 1960 en una noche de tormenta donde nuestro personaje, Jack, se encontraba fumando tranquilamente en un avión que sobrevolaba el Atlántico. Lamentablemente la tormenta se complica y el avión cae en el medio del océano dejando sólo con vida a Jack. Desesperado nuestro protagonista decide nadar hasta el único punto de tierra que ve en el horizonte, un faro gigante.

Desesperado y sin más oportunidades Jack entra en el faro y descubre la estatua de un hombre que será muy importante para la narración de este juego. A pesar de esto nuestro protagonista no tiene otra opción que entrar en un pequeño submarino que lo lleva a las profundidades del océano. En este submarino descubrirá que el hombre de la estatua se llama Andrew Ryan y que el pequeño vehículo lo lleva a una ciudad en el fondo del océano llamada Rapture. Al parecer Ryan era un hombre que no aceptaba las normas del mundo en el que vivía, un hombre “sin ideología política” que odiaba por igual a Washington, a Moscú y al Vaticano. Esto lo llevó a construir su propia ciudad, una ciudad submarina que sería un logro de la tecnología y donde las personas podrían “autodefinirse” a sí mismas con el poder de la ciencia.

Este video introductorio no tiene nada que ver con lo que vemos cuando llegamos a Rapture. Esta es una ciudad enorme e impresionante por estar construida en el lecho del océano pero es una ciudad deprimente. Las calles son tubos oscuros, los carteles están en un estado de decadencia y los habitantes se volvieron unos locos adictos a los plásmidos que harán lo que sea (y asesinarán a quien sea) para conseguir más de este poder.

Ahora ¿qué son los plásmidos? Este maravilloso invento es lo que utiliza Ryan para decir que las personas pueden “autodefinirse”. Estos son productos inyectables que le darán a las personas la capacidad de tener diferentes poderes como lanzar fuego o electricidad de sus manos, crear ataques psíquicos o levantar cosas con la mente. Como se imaginaran crear una ciudad aislada donde las personas tienen el poder de un dios puede transformar la utopía de su creador en una distopía muy rápidamente.

A los pocos minutos de explorar Rapture empezaremos a conocer a algunos de los otros personajes importantes. El primero es Atlas, un hombre que está decidido a destruir a Ryan por la maldad que le hizo a la humanidad y que necesita de nuestra ayuda para lograrlo. Además descubriremos a las temibles “little sisters” unas niñas poseídas por unas babosas y que son “protegidas” por los Big Daddy, unos monstruos que parecen buzos y que serán de los enemigos más complicados que tendremos que enfrentar en el juego. Al derrotar a un Big Daddy podremos elegir entre salvar o “cosechar” a la Little Sister. Si las matamos podremos conseguir más adam y así mejorar nuestros poderes pero si la salvamos, recibiremos algunos regalos que nos ayudarán a tener otro tipo de plásmidos. Esto le da un aspecto ético al juego que a la larga repercutirá en el plot twist final del juego.

Dejando de lado la historia (que ya se darán cuenta que es un aspecto importante en este juego) Bioshock tiene otro punto fuerte en su gameplay. Para empezar este es un juego donde uno debe utilizar la cabeza para salir adelante y no se puede jugar como si fuera cualquier otro shooter. Aquí los plásmidos son importantes y reaccionan con el ambiente por lo que podremos disparar a un charco para paralizar a nuestros enemigos, o usar telekinesis para levantar un tanque de nafta para hacer una explosión en la cara de nuestros enemigos. Esto hace que jugar “a lo Rambo” sea una opción al principio pero a la larga no sea tan viable, algo que se vuelve más complicado por el mal sistema para apuntar que tiene este juego.

De la mano con esto el diseño de niveles de Bioshock es sumamente interesante porque realmente se siente como si estuviéramos visitando esta ciudad en decadencia. Visitamos sus jardines, sus teatros, sus hospitales y todo esto ayuda a hacernos sentir como que realmente hubo gente viviendo aquí y realizando las cosas que todos hacemos en nuestro día a día pero algo pasó y toda esa utopía se destruyó con el paso del tiempo.

Otro aspecto importante para aumentar esa inmersión en la belleza y los horrores de Rapture es la música. Este juego tiene dos grandes ramas en cuanto a su composición, por un lado una música opresiva, triste y deprimente que nos hace sentir en esta vieja y oxidada ciudad en el fondo del océano. Por el otro lado tendremos canciones y música de los años 20, 30, 40 y 50. Si están atentos a la reseña el juego está ambientado en 1960 y en la música se nota que Rapture perdió contacto con el mundo exterior hace tiempo, la música que para ellos es una novedad (o lo era cuando escuchaban y bailaban) se quedó congelada por 10 años en una tumba subacuática.

2020 fue un año raro donde muchos vimos pasar el año desde las ventanas de nuestra casa y donde se habló de los efectos que tiene el aislamiento en la salud mental de las personas. Creo que esto hace que sea un buen momento para volver a Rapture y ver de primera mano el efecto que puede tener el aislamiento extremo en una sociedad como lo fue esta ciudad. Si, Bioshock muchos más temas como una crítica a la corriente filosófica del objetivismo creado por Ayn Rand (cualquier parecido con el nombre de un personaje de Bioshock no es ninguna coincidencia) pero creo que hoy en día la parte del aislamiento es mucho más relevante que otra cosa.

Como decía al principio de esta reseña, algunos juegos hacen historia y Bioshock es una de estas obras fundamentales de los videojuegos. Para quienes decidan nadar en las oscuras aguas del Atlántico y visitar la ciudad de Rapture les aseguro que van a encontrar una obra que no los dejará indiferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: