Saltar al contenido.

Reseña: Hellblade, Senua’s Sacrifice

Título: Hellblade: Senua’s Sacrifice.
Desarrollador: Ninja Theory.
Fecha de lanzamiento: 8 de agosto de 2017.
Género: Acción.
Plataformas: PlayStation 4, XBox One, Nintendo Switch y PC. (Jugado en PC)
Duración: 8 hs.
Sinopsis: “De los creadores de Heavenly Sword, Enslaved: Odyssey to the West y DmC: Devil May Cry llega el viaje brutal de una guerrera hacia el mito y la locura.
Ambientado en la era vikinga, una guerrera celta destrozada se embarca en una misión onírica obsesiva para luchar por el alma de su difunto amante.
Creado en colaboración con neurocientíficos y personas que sufren psicosis, Hellblade: El Sacrificio de Senua te sumerge de lleno en la furia melancólica de la mente desquebrajada de Senua.”


Hellblade es uno de esos juegos que hace tiempo que quiero jugar pero que por alguna razón demoré un tiempo en sumergirme en él. Por suerte a principios de este año tuve la suerte de ganar el sorteo organizado por la comunidad Gameover donde me llevé una copia de este genial juego.

Hellblade es un juego que recuerda a los clásicos de nuestro medio pero con los géneros invertidos. Por años conocimos la historia del héroe que se enfrenta a un mal gigantesco con tal de salvar a su amada. En este caso es la mujer quien debe luchar contra las hordas del infierno para salvar el alma de su amado. Hellblade nos pone en la piel de Senua, una guerrera Picta de Orkney (islas reales al norte de Escocia), que viaja a Helheim a reclamar el alma de su pareja de las garras de la diosa Hela.

Este argumento fue algo que en un principio me sonaba un poco raro. ¿Que tendría que hacer una guerrera celta en el inframundo vikingo? Aún así, realizando una breve investigación para esta reseña aprendí que en el siglo VIII fue el mismo momento que los Vikingos empezaron a llegar a Escocia y este periodo de tiempo coincide con la época en la que se ambienta el juego. No quiero decir que desde un punto de vista histórico el juego es 100% realista pero creo que hay que darle un punto a la gente de Ninja Theory por investigar no sólo el contexto histórico si no las dos culturas que chocan en este juego.

A medida que vayamos empezando el juego empezaremos a conocer un poco más a nuestra protagonista desde un punto de vista mental. Senua es una mujer que escucha voces, voces que muchas veces se contradicen y que nos atormentaran a lo largo de todo este viaje. Ella desde su contexto cultural interpreta estas voces como una maldición pero desde un punto de vista podemos asociarlo con una enfermedad mental. Por más que busqué en internet no logré identificar cuál es puntualmente la enfermedad que atormenta a nuestra protagonista, aún así el equipo de desarrollo utiliza el término “Psicosis” como un término que alcanza a todo este tipo de enfermedades.

Dejando un poco de lado la historia, Hellblade tiene dos grandes ramas sobre las cuales se construye su gameplay. Por un lado tenemos los puzzles y los secretos que iremos encontrando a lo largo del juego. Por el otro lado tendremos un rudimentario sistema de combate, el cual creo que es el punto más débil de todo este juego, con el que deberemos enfrentarnos a nuestros enemigos y a algunos jefes.

Si hablamos de los puzzles Ninja Theory armó todo el juego basado en los puntos de vista. Para abrir las puertas que iremos encontrando a lo largo y ancho del juego Senua deberá encontrar diferentes runas representadas en el ambiente y “dibujarlas” mirando fijo el lugar donde está representada la runa. Lo interesante es que a los pocos niveles descubriremos la capacidad de nuestra protagonista para cambiar el mundo desde su punto de vista por lo que algunas escaleras y pasillos no aparecerán hasta que miremos desde un lugar y en un ángulo correcto.

De la mano con estos puzzles el juego tiene un sistema de exploración por el que debemos encontrar algunos monolitos. Estos monolitos son opcionales pero cuando encontremos uno el narrador nos irá explicando un poco más sobre los mitos nórdicos en los que se basa el nivel en el que estamos. Creo que esto es un agregado que no tendría por que estar en este juego porque no aporta mucho desde el punto de vista jugable, aún así como alguien que disfruta de la mitología me encantó y me resultó particularmente gratificante ir buscando y encontrando los diferentes tótems a lo largo y ancho del mundo del juego.

El punto débil de este juego es sin dudas el combate. Desde un principio liberaremos casi todo nuestro potencial de combate y nos iremos enfrentando frente a hordas de enemigos clónicos. Es verdad que avanzando un poco en la historia descubriremos un poder que nos permitirá movernos más rápido y castigar a nuestros enemigos, aún así el juego falla a la hora de ponernos un reto en los combates. Hellblade cuenta con 3 jefes y 4 o 5 enemigos diferentes para combatir, esto hace que en las primeras horas de juego ya conozcamos a todos los enemigos y se pierda un poco la novedad del combate. De la mano con esto creo que el juego se vuelve un poco monótono a la hora de presentarnos estos combates y empieza a aburrir. Se que el trailer de la segunda entrega muestra un enfoque bastante más dirigido al combate y que nuestra protagonista es una guerrera, aún así una vez te aprendes todos los estilos de enemigos el combate se vuelve trámite entre sección de puzzles y sección de puzzles.

Por último Hellblade agrega una mecánica oculta para el jugador como es la oscuridad que persigue a nuestra protagonista. En teoría esta oscuridad lleva una cuenta de cuantas veces caigamos en combate y por cada derrota se irá expandiendo por los brazos de nuestra protagonista. Desde mi experiencia puedo decir que esto es un truco psicológico para darle un sentido de urgencia al jugador. No fui el mejor jugador en cuanto a combates y aún así nunca tuve un momento de permadeath como sugiere el juego al principio.

Normalmente dedico esta parte de las reseñas a hablar de la banda sonora. Hellblade tiene una excelente banda sonora pero tiene un mejor diseño de sonido. Para empezar el trabajo de todos los actores de voz y movimiento es brillante, en especial el de Melina Juergens quien le da vida a nuestra protagonista. Estas buenas actuaciones acompañadas del sonido envolvente hacen que jugar a Hellblade sea un absoluto placer en especial si utilizamos unos cascos de buena calidad. Además el juego gira en torno a las voces que escucha nuestra protagonista en su cabeza, estas voces empezarán a sonar alrededor de nuestra cabeza gracias a la tecnología surround lo que hace que sea muy fácil empatizar y ponerse en el lugar de nuestra protagonista.

El juego está muy logrado desde un apartado gráfico y creo que logra representar de forma realista lo que se imaginaban los vikingos cuando hablaban del inframundo y de Helheim. Hoy en dia es imposible meterse en la cabeza de estas personas pero creo firmemente que el diseño de ambientes de Hellblade representa de una forma creíble los salones de los muertos.

Como hablaba en un principio, Hellblade, es un juego que intenta dar una representación realista del efecto que tienen las enfermedades mentales en las personas. Para lograrlo, el equipo de Ninja Theory reclutó a científicos, médicos e incluso pacientes para intentar dar una representación realista y acertada de la mente de una persona que debe luchar contra la psicosis. Senua es una protagonista que sufre y los desarrolladores se tomaron el tiempo y el trabajo de representar ese sufrimiento de una forma realista. Es por esto que quizás el juego no es apto para todo público e incluso puede afectar a algunos adultos. De todas formas creo que últimamente se está trabajando mucho en informar a las personas de las enfermedades mentales y este es un juego que aporta mucho. No es lo mismo ver una película, leer un libro o jugar un videojuego (por más que los tres medios son excelentes formas de contar una historia). Creo que el videojuego tiene la capacidad de ponernos en la piel de otra persona y en este caso el trabajo de empatizar con otros se hace mejor mediante este tipos de medios. Esta es una historia que podría contarse de otras maneras, pero estoy firmemente convencido que la forma en la cual lo cuenta Hellblade es la mejor.

Para cerrar, al igual que Celeste, Hellblade es un juego sobre enfermedades mentales. Esto lo hace un juego imprescindible para quien quiera entender un poco más sobre la vida de una persona con este tipo de enfermedades. Si, el viaje por el infierno y la lucha contra los dioses vikingos no está basada en la realidad pero creo que lo que sí se basa en la realidad es acertada. Si no les interesa tanto esta faceta, Hellblade sigue presentando un juego de puzles y acción donde el mejor componente es la parte de puzzles. Otras sagas como Zelda o Tomb Raider lograron mezclar estas dos facetas de forma satisfactoria pero creo que a Hellblade le cojea un poco la pata en la parte del combate. Un juego sólido que te deja con ganas de ver cómo seguirá la historia en su continuación.

Opinión: 7/10

1 respuesta »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Follow Diario de Friki on WordPress.com

Instagram

Logros y juegos

Películas y series

marthisuy

<meta name=”p:domain_verify” content=”814e0e700af1f4c23f66d3039836e559″/>

A %d blogueros les gusta esto: