Reseña: La misteriosa muerte de Eleanor Rigby


Título: La misteriosa muerte de Eleanor Rigby.
Autor: Hugo Burel.
Genero: Novela de detectives.
Saga: —
Páginas: 185.
Fecha de publicación: 1 de octubre de 2019.
Sinopsis: “Protagonista de una de las más bellas y famosas canciones de los Beatles, Eleanor Rigby es también el primer personaje literario que crearon. Su muerte descrita en la letra deja zonas abiertas a la especulación, de la que en su momento sus autores también participaron.
Ese misterio que late en la historia de la solterona Eleanor y su vínculo con el solitario padre McKenzie ambienta esta novela, que completa los vacíos sugeridos por la canción y construye una trama enriquecida por la mejor tradición de la novela inglesa detectivesca.
Con un final sorprendente que se revela en las últimas páginas, La misteriosa muerte de Eleanor Rigby combina los recursos de la novela policial con una serie de guiños a los beatlemaníacos más exigentes. Con la precisión de un mecanismo de relojería y un aceitado juego de ambigüedades y sorpresas, esta atrapante historia confirma una vez más la versatilidad y el talento narrativo de Hugo Burel.”


A fines del año pasado, Agus de La biblioteca de Hermione decidió crear un nuevo club de lectura. A quemarropa, es un club que busca reunirse de forma bimestral y en cada bimestre leer un libro de los géneros: novela negra y policial. Fue por esta iniciativa que me anime a leer el nuevo libro de nuestro compatriota Hugo Burel, un autor del que sólo había escuchado el nombre y núnca me había puesto a investigar más en profundidad. También tengo que reconocer que no tengo mucho contacto con el género negro o el policial salvo por Camila Läckberg o Conan Doyle.

En este libro Burel toma una premisa sumamente original. En la canción “Eleanor Rigby” del grupo inglés The Beatles se nos presentan a dos personajes, por un lado al padre McKenzie un sacerdote que escribe un sermón que nadie escuchará y por el otro a la misma Eleanor Rigby, una mujer que frecuenta la iglesia, junta el arroz de una boda y al final de la canción muere. Burel toma esta pequeña historia como base y se empieza a hacer dos grandes preguntas como ¿Cuál era la relación entre Eleonor y el sacerdote? y ¿Cómo murió Eleanor Rigby? Es con estas dos preguntas que el autor empieza a contar una historia a partir de la muerte de Eleanor.

Para este libro Burel crea al detective Horatio Pinkerton, un hombre que hace años vivió en Liverpool pero que ahora se encontraba trabajando en Londres como inspector en el West End. Ahora Pinkerton debe volver a Londres para investigar un caso que le encomendó su capitán, Cecil Whitehead. Al llegar a la ciudad de los Beatles se encuentra que los periódicos no hacen ninguna mención al asesinato y se concentran en informar sobre la guerra en otras partes de Europa (por alguna razón poco relevante para la historia la novela está ambientada a fines 1939).

Aquí Pinkerton y Whitehead empiezan a hablar de quien era la mujer fallecida y por qué Whitehead se encontraba tan interesado en investigar su muerte. Al parecer Eleonor fue enfermera de guerra en la primer guerra mundial y Whitehead un soldado herido en combate. Entre ellos surgió un breve romance que duró sólo 3 meses y que luego desapareció. Whitehead cuenta que saber que esa mujer a la que amó hace tantos años está muerta le genera un dolor enorme y hace que no pueda investigar su muerte. Es por eso que confía en que Pinkerton es la persona ideal para hacerlo.

“Era duro para un hombre admitir que la mujer que amaba estaba ahora muerta sin que él hubiera podido protegerla de lo que fuese que la atormetaba.”

Tras una rápida visita a la morgue donde conocen al Dr. Robert Zimmerman (quien es una doble referencia, primero a la canción de los Beatles Dr. Robert y segundo a Bob Dylan cuyo nombre real es Robert Zimmerman). El Dr les explica que Eleanor murió por un golpe en su cabeza, a pesar de que la suposición de un asesinato está clara a los hombres no les queda del todo claro que así sea. Eleonor podría haberse caído y muerto al golpear la cabeza con el suelo, no necesariamente tendría ser un asesinato por lo que Pinkerton debe seguir su investigación. Aún así el detective prometió informar de todo a Whitehead.

Para seguir con la investigación Pinkerton llega a la iglesia donde empieza a entrevistar al Padre McKenzie, el párroco. McKenzie empezó a mostrarse como un hombre inteligente y bastante a la defensiva. La realidad es que el hombre tiene su argumento para tener sus reservas con Pinkerton. Para empezar el hombre trabaja en Londres y Liverpool está afuera de su jurisdicción. Además es extraño que el hombre llegue a Liverpool justo en el momento que muere Eleanor. Dejando de lado al defensivo Padre McKenzie el inspector conoce al joven dicono Thomas un hombre que también parece extraño pero que rápidamente empieza a guiar a nuestro detective tras otras posibles pistas.

No quiero seguir hablando de la trama por dos motivos. Primero porque en éste género la gracia es ir viendo las pistas y descubrirlas por uno mismo. Segundo porque lamentablemente el misterio no es tan interesante como parece al principio y la resolución es mucho más simple. De lo que uno espera al leerlo.

Aún así creo que este libro tiene un punto muy positivo a su favor y es la habilidad de Burel para crear un Liverpool repleto de lugares realistas pero también de personajes de canciones de los Beatles. Como ya dije el Dr. Robert, Eleanor Rigby y el Padre McKenzie son de los más importantes pero también nos encontraremos al Sargento Pepper, la calle Penny Lane y una cantidad enorme de guiños y referencias para los más fanáticos de The Beatles.

“Eso no tenía nada de divino: eran los poderes terrenales que, en guerra o en paz, funcionaban para proteger a los inocentes y perseguir a los culpables.”

Es esta cantidad de referencias las que hacen de esta novela un placer para el lector. Burel no se limita a nombrar a sus personajes como personajes que aparecen en canciones de los Beatles el autor va un paso más y los pone en circunstancias y contextos en los que estas personas entrarían de forma natural. Aquí las referencias no aparecen como puntos brillantes de inspiración para que el lector atento las atrape, estas referencias están tan entrelazadas con la historia que se confunden y pasan desapercibidas por el lector distraído o no tan versado en la obra del grupo.

Además de las referencias tengo que reconocer que el estilo del autor es sencillo y accesible a todo tipo de lectores. Reconozco que los autores por lo que conocí este género no son los más fáciles de leer pero Burel si lo es. Con capítulos cortos (en un libro que también es corto) podemos seguir de forma casi frenética los pasos del detective, ver las pistas y poco a poco ir atando los mismos cabos que va uniendo Pinkerton.

La misteriosa muerte de Eleanor Rigby es un libro genial para quien ya sea fanático de los Beatles y además disfrute de las historias de investigación policial. Si bien aquí no van a encontrar un crimen complejo repleto de giros argumentales, si encontrarán una historia ligera, entretenida y repleta de referencias a los diferentes discos del legendario cuarteto de Liverpool.

Opinión: 6/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: