Reseña: F-ZERO


Título: F-Zero.
Desarrollador: Nintendo Entertainment Analysis & Development.
Fecha de lanzamiento: 21 de noviembre de 1990.
Género: Carreras.
Plataformas: Super Nintendo Entertainment System. (Jugado en Nintendo Switch Online)
Duración: 3 hs.
Sinopsis: “En el año 2560, la competición de carreras más prestigiosa es el campeonato F-ZERO. A los mandos de aerodeslizadores turbo, pilotos de toda la galaxia arriesgan sus vidas en una batalla a toda velocidad.”


Por razones que desconozco el blog se está empezando a llenar de reseñas de grandes juegos retro, creo que esto es interesante porque a pesar de que no todos los juegos envejecen bien los grandes juegos siempre lo serán y valen la pena ser visitados. En este caso les traigo una reseña de una entrega que cuando era chico me sacó varias canas de estrés intentando terminarla.

F-ZERO es un juego de carreras con aerodeslizadores futuristas que corren a toda velocidad. Si bien uno de los personajes principales de esta entrega, Captain Falco, se volvió muy querido en el fandom nintendero tengo que reconocer que el juego no tiene una historia y los personajes no son más que un nombre en un auto. Esto hace que en la práctica el jugador promedio no tenga idea que estamos en el año 2560 o que muchos de los corredores vienen de varias partes de la galaxia.

Donde F-ZERO brilla es en su jugabilidad, aquí debemos jugar carreras contra otros 4 competidores. Lo que en un principio parece un juego normal cambia cuando nos damos cuenta que al tocar los bordes de la pista nuestro auto recibirá daño, esto es aún más interesante si vemos que al salirnos de la pista (aunque sea por un sólo segundo) nuestro auto explotará de forma instantánea obligandonos a comenzar la carrera de cero. El daño que puede sufrir nuestro personaje está limitado por una barra de vida que podremos rellenar al manejar sobre algunas partes amarillas que nos recargará la vida.

Junto con estas mecánicas tengo que aplaudir la forma en la que este juego utiliza los gatillos de la Super Nintendo. F-ZERO para inclinar el auto, esto nos servirá para movernos hacia los costados o incluso para tomar curvas más cerradas a mayor velocidad. De la mano con esto cada vez que terminemos una vuelta se nos cargará una carga de turbo, podemos acumular hasta tres, y nos permitirá manejar a toda velocidad para superar a nuestros rivales.

Por último uno de los aspectos más interesantes de este juego (y a la vez de los más frustrantes) es que los aerodeslizadores rebotan como si fueran pelotas dentro de un pinball. Esto hace que al chocar nos arriesgamos a golpear los bordes de la pista y así perder bastante vida. Para hacer esto aún más complicado el juego nos agrega autos que no compiten en las carreras pero que sólo están allí para complicarnos aún más las cosas.

F-Zero es uno de esos juegos difíciles pero que genera una adrenalina que te incita a seguir jugando y esforzándote por derrotar a los rivales y avanzar por las diferentes pistas de la competencia. Creo que esto es importante porque sin importar cuántos años pasen con este juego el sentimiento seguirá vivo y seguirá animando a las nuevas generaciones a empezar a correr por estas pistas.

Los gráficos de este juego son hermosos. Si, este es un juego de 16 bits y a menos que estés ciego vas a notar que esta entrega no es un juego actual. Aún así las naves son hermosas y mientras no miremos afuera de las pistas encontraremos un juego que se mantiene bien en cuanto a gráficos. Si bien no me animo a decir que F-ZERO es uno de los juegos más hermosos de la SNES creo que la velocidad a la que se juega esta entrega hace que los gráficos no resulten molestos y se pueda disfrutar igual que hace 30 años.

El aspecto que menos envejeció en esta entrega es la música. Yumiko Kanki y Naoto Ishida realizaron una serie de composiciones excelentes para inyectar adrenalina en la sangre del jugador. Este es un juego de carreras y se nota que la música está preparada específicamente para que quieras apretar los dientes, tomar el volante con las dos manos y pisar el acelerador. Algunas pistas como la perteneciente a Big Blue se volvieron de las composiciones más queridas dentro de la historia de los videojuegos, algo que sorprende por las limitaciones que tenía el chip de sonido de esta consola.

Es imposible hablar de este juego sin tomar en cuenta las dificultades que van a acosar al jugador a medida que avance por las diferentes pantallas. Este es un juego difícil que le sacará varias canas a los jugadores que se pongan a la altura del reto. A medida que vamos cambiando de modo notamos que los competidores rivales se vuelven más y más agresivos, esto hace que además de preocuparnos por llegar primero la supervivencia se vuelve una gran prioridad. Las pistas de F-Zero, en especial la Copa del Rey, están plagadas de trampas, vueltas y formas en las que nuestro auto puede perder toda la vida sin llegar a dar una vuelta por la pista. Todo esto agrega varias capas de estrategia y hacen que cada carrera sea una lucha entre la vida o la muerte de nuestro piloto.

Para terminar esta es una entrega histórica creada por una compañía que no se caracteriza por realizar juegos de carrera (salvo Mario Kart). F-Zero agrega una nueva capa de dificultad con la vida de cada auto pero creo que este tipo de cosas lo hace interesante y un juego especial para todo tipo de jugadores. Si les gustan las carreras retro y los juegos con buena música, F-Zero es algo que deberán probar aunque sea una vez en la vida.

Opinión: 7/10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.