Reseña: Cuphead


Título: Cuphead.
Desarrollador: Studio MDHR.
Fecha de lanzamiento: 29 de setiembre de 2017.
Género: Shoot’em up y plataformas.
Plataformas: XBox One, PC y Nintendo Switch (jugado en Nintendo Switch).
Duración: 9hs y 30 min (según HLTB) en mi caso fueron 40hs.
Sinopsis: “Cuphead es un juego de acción clásico estilo “dispara y corre” que se centra en combates contra el jefe. Inspirado en los dibujos animados de los años 30, los aspectos visual y sonoro están diseñados con esmero empleando las mismas técnicas de la época, es decir, animación tradicional a mano, fondos de acuarela y grabaciones originales de jazz.”


En este mundo hay videojuegos para todos los gustos y colores. Algunas obras están pensadas para un público casual y tranquilo al que no le gusta estresarse a la hora de disfrutar de sus videojuegos. Cuphead se encuentra en el otro espectro de la gráfica siendo una propuesta desafiante que no da lugar a errores a la hora de disfrutarlo. Este es uno de esos juegos que te exigen hacer todo de forma casi perfecta o los bosses te destruirán antes de que te des cuenta.

La historia de Cuphead comienza mucho antes de su lanzamiento. Los hermanos Chad y Jared Moldenhauer crecieron mirando caricaturas de los años 30 y jugando videojuegos de los 80 y 90. Esto hizo que se interesan por crear su propio juego con una estética similar a las caricaturas que tanto disfrutaron en su infancia. Si bien la idea surgió en el año 2000, la falta de medios para llevar a cabo la producción hizo que dejaran el proyecto en pausa. Fue recién en el año 2010 que vieron a Super Meat Boy como un caso de éxito en el cual un equipo pequeño logró crear un juego de éxito.

Es en este año que ambos hermanos deciden empezar a trabajar en su nuevo proyecto, un proyecto que por sus complicaciones les llevó más de siete años en completar. Para empezar, la animación de Cuphead sería realizada a mano y eso multiplica de forma exponencial la cantidad de dibujos necesarios para crear un segundo de animación en la pantalla. Además de estas complicaciones, por cuatro años fueron sólo ellos dos trabajando en el proyecto a medio tiempo. Fue recién en 2014 cuando tomaron la difícil decisión de renunciar a sus trabajos, hipotecar sus respectivos hogares y dedicarse de forma exclusiva a la realización de este juego.

A pesar de las dificultades y los riesgos, esta historia tuvo un final feliz. Cuphead fue todo un éxito y logró que una empresa del tamaño de Microsoft los apoye a cambio de la exclusividad en su plataforma (más adelante por acuerdos entre Microsoft y Nintendo el juego llegaría a la Switch). Esto generó suficiente fuerza para que el trabajo de los hermanos sea reconocido con varios premios. Entre estos premios podemos destacar varios Games Awards, varios Golden Joystick y un Annie (equivalente a los Oscars para la animación).

Si hablamos del juego en sí, la historia de Cuphead es simple. Un día, los hermanos Cuphead y Mugman decidieron ir al casino del Diablo y jugar a los dados. Al principio la suerte de los hermanos fue tal que el Diablo decidió hacerles una apuesta personal. Si lograban ganar en la próxima tirada, los hermanos recibirán todo el dinero del casino, si no el Diablo se quedaría con sus almas. Como se imaginaran los hermanos perdieron la apuesta. Desesperados le pidieron al Diablo una oportunidad para salvarse y él se las dió. Si consiguen reunir las almas de todos sus deudores para el día siguiente, los hermanos podrán mantener sus almas y serán perdonados.

Esta pequeña historia es la excusa con la que nos deberemos enfrentar a una serie de jefes a lo largo y ancho de las tres Islas Tintero. Una vez derrotemos al jefe en cuestión, conseguiremos el contrato de su alma con el que podremos pagar nuestra deuda con el diablo. Para terminar el juego es necesario derrotar a cada uno de los jefes para conseguir sus almas.

Aquí las mecánicas de los jefes son todas diferentes pero mantienen un patrón en común. Cada jefe tiene tres fases en las que su diseño cambiará completamente, al igual que los ataques que usarán para intentar matarnos. Además el juego no cuenta con una barra de vida por lo que conoceremos “¿cuánto falta para derrotarlos?” sólo cuando muramos y veamos la única barra de progreso que nos da el juego. Esta decisión de diseño fue sumamente inteligente porque te incentiva a reiniciar el jefe y volver a intentar una vez más. Además el juego nos permite reiniciar el combate sin muchas complicaciones por lo que estaremos reintentando los jefes constantemente.

Estos jefes podemos separarlos en dos grandes grupos. Por un lado tendremos los jefes normales que nos deberemos enfrentar de pie, saltando y utilizando nuestras habilidades normales. Por el otro lado tenemos otro tipo de jefes en los que lucharemos desde un avión. Estos niveles de vuelo cambian de forma completa como se juega el juego porque no tendremos acceso a casi ninguno de nuestros items o armas. Aquí deberemos disparar la metralleta del avión, utilizar una opción de bombardeo y el dash sólo disminuirá el tamaño de nuestro personaje por lo que para esquivar las balas dependerá de nosotros. Estos son los jefes que me resultaron más difíciles pero creo que son una delicia para quien ame el género “bullet hell”.

Además de los jefes, Cuphead cuenta con otros dos tipos de niveles opcionales. Por un lado tenemos los niveles de “run and gun”. Aquí nos enfrentaremos a un típico reto de plataformas (en lo personal me recordó mucho a MegaMan) donde nuestro único objetivo es llegar al final. Estos niveles tienen la característica de tener monedas escondidas. Una vez terminemos este nivel, podremos gastar estas monedas en la tienda para obtener diferentes tipos de ventajas que harán nuestro juego más fácil.

Otro de los niveles opcionales son los “mausoleos”. Para completar estos niveles debemos utilizar el “parry” de nuestro personaje (bola rosada que surge cuando hacemos un doble salto) para ir derrotando a los diferentes fantasmas que intentarán alcanzar la urna en el centro del nivel. Estos niveles nos ofrecen la oportunidad de conseguir tres poderes superiores que nos ayudarán a pasar el resto de los niveles. Además de ser opcionales, los mausoleos tienen la característica de ser los únicos niveles de todo el juego que no se pueden repetir para obtener un mejor puntaje.

La herramientas de Cuphead para derrotar a los diferentes jefes son variadas. Al empezar el juego tendremos sólo tres vidas, un arma (más adelante podremos equipar un arma secundaria) que cuenta con un disparo alternativo al juntar “una carta de poder”, un doble salto que al golpear un objeto de color rosado nos dará una nueva “carta de poder”, un amuleto que podremos equipar para tener algunas ventajas (una vida extra, un dash invisible, un auto parry, etc), un dash con el que Cuphead se moverá horizontalmente por la pantalla para esquivar poderes y un poder final. A pesar de que instándolos parecen muchas opciones, en la práctica no lo son y es la apropiada combinación de estos poderes los que nos darán (o no) la ventaja.

Cuphead es un juego que se hizo notorio por su dificultad, a tal punto que muchos lo conocen como el “Dark Souls de los indies”. A pesar de que esto hizo que el juego me resulte extremadamente difícil (me llevó 40 hs y más de 1.300 muertes terminarlo), la dificultad de Cuphead no es exagerada. Este es un juego que castiga sin piedad los errores del jugador por lo que con un poco de práctica y esfuerzo para no cometer errores el juego se puede terminar. En mi caso no me considero un gran jugador de juegos de plataformas y aún así pude llegar al final de esta aventura.

Además de la dificultad, otro punto fuerte de Cuphead es su animación. Realizada a mano y siendo un tributo para las caricaturas de los años 30, Cuphead se ve hermoso y logra mantener vivo el espíritu de los cortos animados de esta época. A pesar de que el juego corre a 60 FPS la animación fue realizada a 24 FPS, esto es interesante porque es la misma frecuencia que se animaron las caricaturas de esta época. Esta combinación hace que desde una perspectiva de gameplay, Cuphead sea una experiencia fluida y cargada de acción, pero que desde un punto de vista artístico se mantenga el estilo de animación que se pretende emular,

Si hablamos de la música, Cuphead cuenta con una banda sonora compuesta por Kristofer Maddigan. Maddigan realizó 51 pistas diferentes de los géneros Big Band y Jazz lo que ayuda a crear el ambiente de una creación de los años 30. Además es importante resaltar que este es un juego en el que vamos a morir constantemente y a repetir los niveles sin parar, en otras situaciones esto puede hacer que odiemos la música. Por suerte en Cuphead esto nunca fue un problema y puedo decir que me encontré amando más y más la banda sonora de este juego a medida que los diferentes jefes me destrozaban.

Cuphead consiguió varios logros únicos en la industria. Para empezar el juego posee el récord guinness de peleas con jefes en un juego de Run and Gun (previamente eran 25 y Cuphead lo sube a 30). Además es el primer juego en traer los logros a la Nintendo Switch. Si bien la sincronización con XBox Live aún no está implementada, el simple hecho de tener logros apareciendo en una plataforma de Nintendo hace que esto se sienta como una experiencia especial.

Hacer un trato con el diablo siempre es una experiencia peligrosa y Cuphead logra capitalizar con una premisa que te mantendrá enganchado a la consola por varias horas de frenético juego. Este es un juego que logra engancharte por el reto y por la posibilidad de mostrarte “que tan cerca estuviste de lograrlo”. Esto hace que como jugadores nos exijamos más y más para poder intentar superar los retos que nos ofrecen. Si están dispuesto a enfrentarse a un reto, Cuphead es el juego ideal para ustedes.

Opinión: 10/10

One thought on “Reseña: Cuphead

  1. Hola! Te seré sincera: este juego no es para mí. Soy de esas que van a los juegos para no PENSAR porque ya tuve bastante de eso en mi vida. Lo siento, seré todo lo que está mal (?. Igual, me encanta la idea del juego y cómo surgió, así que le tengo aprecio… de lejos(?

    Un beso!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.