Reseña: El aserradero lúgubre

l9788426437433.jpgTítulo: El aserradero lúgubre.
Autor: Lemony Snicket.
Genero: Juveniles.
Saga: Una serie de eventos desafortunados (#4)
Cantidad de páginas: 194.
Fecha de publicación: 15 de Abril del 2000.
Sinopsis: Estimado lector, Confío, por tu bien, en que no hayas elegido este libro con la esperanza de que su lectura te proporcione una experiencia agradable. Si así fuera, te aconsejo que lo dejes de inmediato, pues EL ASERRADERO LÚGUBRE es probablemente el más funesto de todos los libros que hasta ahora han narrado las desdichadas vidas de los huérfanos Baudelaire. Violet, Klaus y Sunny Baudelaire se ven obligados a trabajar en un aserradero en Myserville, donde no encontrarán más que calamidades y desventuras acechando tras cada tablón. Las páginas de este libro, siento tener que decírtelo, contienen cosas tan desagradables como una gigantesca máquina de desbastar, horribles cacerolas, un hombre con una nube de humo en el lugar en el que debería estar su cabeza, un hipnotizador, un terrible accidente con varios heridos y cupones de racionamiento. Yo he prometido relatar la historia completa de estos tres pobres niños, pero tú no te has comprometido a nada, así que si prefieres historias más reconfortantes, no dudes en elegir otra lectura, Con todo mi respeto, Lemony Snicket.”

Después de un tiempo sin publicar ninguna reseña de esta saga vuelvo a hablar de los huérfanos Baudelaire. Después de los hechos del Lago Lacrimógeno los huérfanos vuelven a quedarse sin tutores y el Señor Poe vuelve a tomarse el trabajo de buscarles un hogar digno. Esta vez las cosas se vuelven más extrañas porque los hermanos no solo terminan en un lugar muy lejano de un “hogar digno” sino que son forzados a trabajar en un aserradero. Si, estamos ante un libro donde se denuncia la explotación infantil por lo que parece ser interesante desde las primeras páginas.

Esta vez el señor Poe no se toma muy en serio su trabajo de llevar a los niños con su tutor. En cambio, los deja a su suerte a las puertas del Aserradero de la Suerte y vuelve rápidamente a realizar sus tareas del día al día en el banco. Es en este momento que los hermanos se dan cuenta que Myserville, el pequeño pueblo donde se encuentra el aserradero, es un lugar horrible y decadente. De todas formas hay algo que salta a la vista aquí y es la gran torre que se levanta en el medio del pueblo. Esta torre tiene un símbolo enorme en su cima y no es nada más ni nada menos que un ojo idéntico al que tiene tatuado el Conde Olaf. Todo esto hace que los hermanos se sientan incómodos desde el principio en Myserville.

Tras darse cuenta que nadie irá a recibirlos descubren una pequeña carta. Allí dice que se alojarán en los cuartos de los empleados y que al día siguiente deberán empezar a trabajar en el aserradero como cualquier otro empleado. Los cuartos no solamente son una barraca gigante sin ventanas y repletas de personas tristes, sino que los habitantes del mismo no hacen ningún esfuerzo para hacer que los niños se sientan mejor. Lo peor de todo es que ninguno de los empleados se dan cuenta que hay un grupo de niños que tendrá que realizar tareas de adultos y todos lo ven como algo normal. Creo que hay algún que otro personaje que se sorprende pero se soluciona con la frase “si el jefe lo dice debe ser por algo” y me parece una crítica interesantísima al trabajo infantil. La gente no sólo lo tolera sino que se vuelve insensible.

A medida que avanza la historia empezamos a conocer a varios personajes pero creo que el más interesante es la doctora Orwell. Ella es una Optometrista que trabaja en la torre gigante con el ojo en la cima. Además es experta en el lavado de cerebro y en la hipnosis. Si bien no quiero hacer spoilers creo que Snicket se merece un aplauso por esta referencia. Orwell no solo utiliza sus conocimientos para controlar y gobernar a los empleados del aserradero, sino que cumple un rol digno del Gran Hermano de 1984.

Otro personaje que resulta totalmente interesante es el jefe. Este hombre representa al clásico capitalista super agresivo al que no le importa otra cosa que ganar dinero. Él está dispuesto a hacer que sus empleados pasen hambre, sean hipnotizados o incluso tengan que vivir en las condiciones más insalubres y denigrantes con tal de ganar dinero. Además creo que es interesante el hecho de que sea un personaje sin nombre pero con un cargo. Siento que Snicket quiso hacer una crítica mostrando que “jefe” puede ser cualquier persona movida por la más pura avaricia.

Otra cosa que llama la atención es la casi nula aparición del Conde Olaf. En los libros anteriores es un personaje que aparece en cada momento y que es una amenaza casi permanente para los hermanos. En este libro, el Conde aparece pero se siente casi como un cameo. Aquí hay otros peligros y siento que este personaje decide moverse un poco más en las sombras y sale del foco de atención que había tenido en los libros anteriores. Me parece un cambio interesante aunque se lo extraña como villano.

Dejando de hablar un poco de la trama creo que este es un libro relativamente malo en comparación con los otros. Snicket hace una gran cantidad de críticas a la forma en la que trabajan algunas empresas. Además se dedica a crear una crítica contra el trabajo infantil y nos presenta una villana que por momentos puede rivalizar con el mismo Conde Olaf en carisma y en maldad. Lo malo es que el resto del libro simplemente no está a la altura. Incluso se pierde un poco el humor que caracterizaba a Snicket como narrador y todo eso hace el libro sea un escalón más bajo en cuanto a calidad.

Si están leyendo la saga y se encuentran con este cuarto capítulo quizás se desmotivan un poco con esta reseña. Personalmente creo que ninguna saga literaria puede mantener una calidad excelente en todas sus entregas. Una serie de eventos desafortunados hizo tres grandes entregas y en la cuarta patinó un poquito, aún así es divertido y se lee muy pero muy rápido. Un libro recomendado para todos los que se hayan enganchado con la saga y quieran seguir disfrutando de las aventuras de los huérfanos Baudelaire.

Opinión: 2/5

11 comentarios sobre “Reseña: El aserradero lúgubre

  1. De esta Serie he leído los 2 primeros, pero ya tengo hasta el capítulo 4, justamente este que reseñas. Afortunadamente, tras muchos años de no editarlo, se animó la editorial Montena a hacerlo, y al menos acá en México solo han sacado 4, espero continúen para hacerme de los 13, si no será una pena.

    Saludos Marthis.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por el comentario. Es una saga muy difícil de conseguir en español, aún así vale la pena y espero que las editoriales hagan un esfuerzo para traerlas a latinoamerica.
      La serie puede ayudar mucho a que se conozca más.

      Saludos Poecraft!

      Le gusta a 1 persona

  2. Hola! Me gustó mucho la sinopsis del libro, no o leí y pensé que Una Serie de Eventos Desafortunados consistía en solo un libro. Una pena que no te haya gustado, pero es cierto que no todos los libros de una serie mantienen la calidad.
    Muy buena reseña, nos leemos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Kate!
      Si, es una lástima que no haya mantenido la calidad de los primero libros. Aún así es una serie de 14 libros, tienen tiempo para redimirse jajajaja.

      Nos leemos y muchas gracias!

      Me gusta

    1. ¡Hola Ani! Muchas gracias, es una saga excelente y espero que la disfrutes tanto como lo estoy haciendo yo. Este libro puntualmente es raro y no es lo mejor de la saga pero aún así la saga como un todo es excelente!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.